Alberto Machado Marchand:

Como decía aquel viejo tango: "La historia vuelve a repetirse". La policía (o los vecinos) los capturan y los jueces los liberan de inmediato. (No se olviden del reciente episodio de Arachania, donde la cosa fue similar o aun peor). Todo opera a favor del malandraje: tienen a su favor al gobierno, a la justicia y en el peor de los casos, si llegan a ser procesados, les aplican penas ridículas, como prisión domiciliaria nocturna, por ejemplo, que nadie se molesta en controlar. No solamente estamos demasiado caros con respecto a los países vecinos, sino que también la increíble impunidad que goza la delincuencia y la creciente inseguridad, conspiran para el fracaso de la actual y futuras temporadas turísticas. Me imagino la bronca de los vecinos afectados. Yo sugiero que en vez de denuncias inútiles, pérdidas de tiempo y calenturas varias, lo mejor es, luego de capturar al malandro, darle una buena paliza y dejarlo tirado en algún bosque, cuneta, baldío o médano lejano. Les aseguro que va a ser el mejor remedio, porque si esperamos que esta "justicia" nos proteja, estamos fritos. Como muy bien afirma Samuel en su comentario, si éste fuera un país medianamente serio, este tipo de acciones delictivas serían motivo de prisión inmediata, por más de una causa. Pero no olviden que estamos en Uruguay, el paraíso de la delincuencia. Esperemos que a partir de Marzo, el recreo y la jodita comiencen a revertirse, porque la cosa no dá para más.
Responder este mensaje:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario
DEJA UN MENSAJE

FACEBOOK
LO MAS LEIDO DEL MES