Alberto Machado Marchand:

En realidad, se trata de una señora muy humilde, trabajadora, que no cuenta con dinero para pagar abogados e iniciar un juicio reparatorio a los irresponsables que tienen sus perros sueltos las 24 horas del día. Su prioridad ahora es poder seguir comiendo todos los días, ya que no podrá trabajar por varias semanas, a consecuencia de las serias lesiones provocadas por las mordeduras. Lo que indigna es la falta de herramientas jurídicas y la falta de iniciativa de las autoridades correspondientes, que no hacen nada, a pesar de que se multiplica día a día el número de personas mordidas y/o accidentadas, por la acción de las jaurías de perros (algunas con propietarios y otras no). Tarde o temprano deberá implementarse un servicio municipal de perreras, que capture y elimine los canes agresivos que se multiplican en las vías de tránsito, especialmente en las zonas costeras. Dichas medidas deberán complementarse con fuertes multas a los propietarios de los animales e inclusive embargos y/o prisión para los que no acaten las ordenanzas vigentes, que actualmente nadie se molesta en cumplir.
Responder este mensaje:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario
DEJA UN MENSAJE

FACEBOOK
LO MAS LEIDO DEL MES