Domingo 27 de Septiembre de 2020

Hoy es Domingo 27 de Septiembre de 2020 y son las 11:46 Noticias las 24 horas del día los 365 días del año SEGUINOS EN TWITTER @LAPALOMAHOY BUSCANOS EN FACEBOOK/LA PALOMA HOY NOTICIAS

  • 20.4º
  • Nublado

20.4°

EL CLIMA EN LA PALOMA

11 de febrero de 2020

Los vecinos cuentan

Nelly es vecina de La Pedrera y compartió con nosotros un cuento dedicado al balneario que, a su vez, nosotros compartimos con los lectores.

// La Paloma Hoy //

Soy una uruguaya-americana de 73 años, que en los últimos años me he dedicado a escribir. Me he presentado con varios cuentos cortos en diferentes concursos nacionales e internacionales, en algunos salí destacada y en otros no... Solo quiero ofrecerles sin ningún interés, un cuento corto sobre nuestra Pedrera.

Costas de Rocha

Se dice de las costas de Rocha que están llenas de misterio. Los naufragios ocurridos en ellas dejaron leyendas, historias, realidades y por sobre todo muchos secretos. Les voy a contar algunos de ellos… 

Corría el año 1516, cuando ocurrió el primer naufragio, fue uno de los barcos perteneciente a la expedición de Solís. 

En 1842 se hundió una fragata portuguesa y en 1869 el barco inglés Bessie Hanton. De este último hubo un sobreviviente, quien optó por permanecer en esas tierras.  Se convirtió en  un ciudadano ejemplar ayudando a todos en su localidad, el pueblito San Vicente, llamado  hoy Castillos. En 1892 encalló la nave militar argentina  “Rosales”. Se salvaron solamente veinte personas, los oficiales.  Los  integrantes  de la tropa  murieron ahogados. Aun hoy,  en días de tormenta, se escucha entre el rugir del mar los lamentos.  El capitán  había   ordenado a la milicia  dirigirse a las bodegas. Una vez allí los encerró, no había botes salvavidas para todos. Esa fue la disculpa emitida cuando fue enjuiciado.

Mientras que en La Pedrera, hoy, en  las noches de luna llena, se ve a una mujer caminar lentamente bordeando el agua. La llaman “la loca de la playa”. Luce escuálida, sus  cabellos sueltos pasan la cintura, la  vestimenta harapienta, edad indefinible. De su boca salen sonidos enigmáticos para el oído humano.

 

Una de esas noches de verano, en que baje a la playa, la vi.

Sentí una curiosidad incontenible, tuve que acercarme a ella.

—Buenas noches, ¿puedo acompañarla en su paseo? pregunté tratando de ser muy casual.

Su exotérica mirada lo dijo todo. Insistí tontamente.

— ¿Puedo?

Apenas terminada la pregunta  un graznido salió de su garganta. Traté de calmarla emitiendo  una asustada sonrisa y un simple adiós. Me fui…, pero no olvidé lo ocurrido. De regreso en la ciudad consulté el caso con mi siquiatra y se mostró muy interesado. Tanto fue que partimos en caravana, a la siguiente luna llena, él, su amigo un médico foniatra, y yo.

Localizarla era muy sencillo, lo difícil aproximarnos sin alarmarla.

De una canasta de mimbre, preparada para la contienda, extraje una flor y unos pastelitos de dulce. Me aproximé sin mirarla, extendí mis manos con los presentes y permanecí quieta. Con un gesto rápido los manoteó. Llevó la comida a su  ávida boca como quién hace mucho no come. Me miró y con gesto brusco señaló la canasta. Nos quedamos quietos en silencio, hasta que ella comenzó a emitir sus sonidos guturales. Lentamente nos fuimos alejando.

Repetimos el episodio por varias noches, hasta que notamos ella nos esperaba con ansiedad, en el mismo lugar.

— ¡Llegó el momento!— dictaminó el siquiatra —. Es ahora o nunca. 

—Tiene razón ¿no le parece?—me preguntó.

La internamos en el hospital de Rocha. Pasaron más de treinta días antes que le permitieran visitas. 

 Muy emocionada, me aproximé a su cuarto. Al traspasar el umbral vi una joven mujer que me sonreía desde un sillón.

—Hola —dije. 

— Gracias, gracias…, gracias—contestó en voz gruesa y apagada—.Su rostro húmedo por las lagrimas mostraba agradecimiento.

La abracé y  sollozamos al unísono. 

Lentamente fui enterándome de su vida: del abandono materno, de vejaciones y humillaciones interminables; de las risas y burlas  que era objeto por el solo motivo de ser una andrajosa. Todo eso hizo que la joven se refugiara en las cárcavas de Punta Rubia. En ese aislado lugar nadie la molestaba. Se alimentaba de algún calamar, ostra, huevos, o de semillas como las aves. Conversaba con el océano, las plantas, los animales o las estrellas. Así fue como,  poco a poco, se olvidó de hablar.

Hoy la vida le da otra oportunidad, ¡el futuro es de ella!

 Cuando camina por  las calles de La Pedrera los parroquianos, presumiendo de su aprecio, la llaman, la saludan y la invitan a compartir un mate. “La loca” de la playa hoy es noticia, los medios la buscan para entrevistarla. Ella solo les dice — “Doy gracias a mis médicos y en el futuro quiero ir a la escuela, nada más…”

Pasaron algunos años, en la escuelita del pueblo reciben a la nueva maestra. Pocos recuerdan quien es ella. 

 

                                Chichita

nellyfraga0@ gmail.com

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

muy agradable

podrias dedicarnos otro de tus cuentos, gracias

Responder a este comentario

roberto cegelnicki

Buenas tardes, me imagino que lo de uruguaya-americana es porque Uruguay es parte de América no? Muy bueno. Saludos

Responder a este comentario

Arsenio

Precioso Nelly, gracias

Responder a este comentario

Muy bueno Chichita !!!

Atrapante

Responder a este comentario

La Vecina

Muy lindo cuento.

Responder a este comentario

Rosario

Me agrado mucho el relato. Linda forma de escribir. Felicitaciones

Responder a este comentario

nombre

Buenisimo

Responder a este comentario

Sonia

Hermoso tu cuento, te felicito!!!!

Responder a este comentario

Alberto Machado Marchand

Excelente relato. Yo recomiendo la lectura del libro "La Pedrera, vida y milagros" de la prestigiosa escritora lugareña María Ferrer. Se trata de una obra muy completa y notablemente documentada, referida a la historia del balneario. Se encuentra a la venta en su domicilio, en la rambla, a media cuadra de la calle principal. Un libro de lectura obligatoria, no solo para los visitantes ocasionales, sino para muchos de los que hemos tenido el privilegio de vivir parte de nuestra niñez y adolescencia en La Pedrera y que no dejamos de emocionarnos, al reencontrarnos en sus páginas con la historia real de nuestro propio pasado cercano.

Responder a este comentario
Escribir un comentario »