Jueves 23 de Mayo de 2024

Hoy es Jueves 23 de Mayo de 2024 y son las 01:09 - Noticias las 24 horas del día los 365 días del año SEGUINOS EN TWITTER @LAPALOMAHOY BUSCANOS EN FACEBOOK/LA PALOMA HOY NOTICIAS

7 de diciembre de 2016

Recuerdos de La Paloma

Rosario Lázaro Igoa es investigadora, periodista y traductora, hoy vive en Brasil pero visita muy a menudo el lugar que la inspira por segunda vez a escribir un libro: Peces mudos, narrado con historias que atraviesan La Paloma en su pequeña bici. Este sábado será la presentación en el Centro Cultural, pero antes, La Paloma Hoy tuvo un mano a mano con la escritora para recordar esos veranos de mediados de los ochenta y, por qué no, los fríos inviernos palomenses.

Adriana Pugliese // La Paloma Hoy //   "Si bien nací en Salto, con mi familia nos vinimos a vivir a La Paloma cuando yo era chica", cuenta Rosario en una entrevista realizada vía mail con La Paloma Hoy. "Crecí jugando en las canaletas del Faro, subiendo a los árboles, robando flores de las casas vacías durante el invierno, pedaleando contra el viento pampero."

Rosario se acerca en "Peces Mudos", su segundo libro editado por Criatura Editora este mismo año, a lo que eran los veranos en La Paloma a mediados de los ochenta, cuando se mudó desde Salto junto a su madre y su padre.

¿Cuál es la importancia de La Paloma en tu libro?

Rosario Lázaro Igoa: "Crecí jugando en las canaletas del Faro, subiendo a los árboles, robando flores de las casas vacías durante el invierno, pedaleando contra el viento pampero. El universo se regía por las tormentas, por los veranos, por un mundo natural muy presente... La Paloma es para mí sensaciones vívidas, el espacio donde todo tiene algo de sentido. Cuando escribo, me interesa trabajar la forma en que recordamos, las historias que nos inventamos como pasado, y la capacidad de la literatura de tergiversar lo que pasó. En un libro anterior, Mayito (2006), me detenía incluso más en este lugar, estaba todo en primera persona, era más confesional. Ahora con Peces mudos volví a algunos paisajes que me inquietan, como las playas desoladas, el balneario en invierno, o incluso arroyos en la sierra, pero para contar historias en las que yo pude haber estado o no, y que están pobladas por personajes inventados y varios animales mudos.   

LPH - ¿Cómo dirías que impactó La Paloma en tu vida? 

R.L.I. - Hace ocho años que me fui de Uruguay. Ahora vivo en Brasil, donde trabajo como investigadora, periodista y traductora, pero vuelvo varias veces por año a La Paloma. Mi familia vive acá y siento una ligación fuerte con el balneario, con mis amigos, con el silencio de este lugar. Disfruto el invierno acá, los colores del frío. Además, la presencia del mar ha sido algo fundamental: primero navegaba con mi familia, luego empecé a correr olas, cosas que fueron moldeando la vida que tengo hoy y la forma de ver las cosas.    

LPH - ¿Cualés son los recuerdos que más atesoras de tu paso por este lugar?

RLI - Es difícil decir lo que más recuerdo… Tal vez sean los momentos de revelaciones: de vida, de muerte, de paso del tiempo, de amor, siempre ligados a lugares en este balneario. Un día, creo que en Jardinera de la Escuela 52, estaba mirando por la ventana cómo pasaban las nubes y cómo se movían los pinos con el viento. Por alguna razón, ese preciso momento quedó grabado como la imagen del paso del tiempo. Me acuerdo también de lo revelador que fue leer a Borges por primera vez cuando estábamos en el liceo. Pero también me acuerdo de cosas que no tienen un sentido evidente. A veces estoy en Brasil y se me vienen a la cabeza imágenes de los pasajes peatonales cuando iba a la escuela, recorridos que hice cientos de veces, y que conocía de memoria. La forma del camino, un cartel, las plantas de una casa, el olor del mar. Tengo muy buena memoria, a veces me horroriza acordarme de tantas cosas.   

LPH - ¿Qué te gustaría que le pasara a La Paloma de hoy?

RLI - Quisiera que siguiera siendo un lugar para venir a vivir, algo que espero poder hacer en el futuro. Me gustaría sí que no se perdiera la importancia de la escuela pública, de los espacios comunitarios, de las iniciativas de los vecinos. Que se hicieran más cosas por la población de todo el año, y no solo para los turistas, que en términos de medio ambiente el Estado se anticipara a los problemas... Y sería lindo que hubiera más bibliotecas, más libros.

Cuándo y dónde

La presentación del libro Peces mudos se realizará el sábado 10 de diciembre a las 20hs en el Centro Cultural La Paloma, ubicado en Ruta 15 frente al Parque Andresito. Allí la autora conversará con Alicia Cano. 

Para ojear el libro se puede ingresar aquí 

Quién es Rosario Lázaro Igoa

"Nací en Salto en 1981, pero crecí en La Paloma. Estudié Ciencias de la Comunicación en la UDELAR. Hice una maestría y un doctorado en Estudios de la Traducción en Brasil, donde vivo desde el 2009. Me interesa el detenimiento de la lectura para llevar un texto a otra lengua. También la observación de los fenómenos naturales y del mar. He traducido novelas y cuentos del portugués al español. Colaboro con la diaria y la revista Lento. Publiqué la novela Mayito (Artefato, 2006), cuentos en antologías, y Peces mudos, libro de cuentos recientemente editado por Criatura (2016)."



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Nombre
Rosario Decuadra

Comentario
Genial Rosario!!! Te recuerdo muy pequeña ya contando historias y haciendo pensar a los adultos... Siempre sorprendiendo con tu luz... Alegría de saber que en la paloma y en nuestra querida escuela 52 se haya templado tu corazón y tu mente ...y que hoy te compartas una vez más a través de tus historias... Muchos éxitos !!!nos vemos el sábado! !!

Responder